Límites al Derecho de Huelga

$700

SKU: 1636 Categoría: Autor/a:

Descripción

2a edición: FCU, Montevideo, marzo 2021

ISBN 978-9974-2-1163-6

Formato 16×23

Páginas 212

Contenido

Presentación, Hugo Barretto Ghione . 13
Prólogo a la presente edición, Alfredo Villavicencio Ríos . 15
Prólogo a la primera edición, Oscar Ermida Uriarte . 19
Advertencia preliminar, Ricardo Mantero Álvarez . 23
Plan de la obra . 25

PRIMERA PARTE
EL MARCO TEÓRICO METODOLÓGICO
CAPÍTULO I
Relaciones entre el Estado y la huelga . 29
CAPÍTULO II
El modelo uruguayo . 41
CAPÍTULO III
Teoría de los límites . 59

SEGUNDA PARTE
ESTUDIO PARTICULAR DE LOS LÍMITES AL DERECHO DE HUELGA EN URUGUAY
CAPÍTULO IV
Límites derivados de los fines perseguidos por la huelga . 73
CAPÍTULO V
Límites derivados de la modalidad asumida por la medida de conflicto . 109
CAPÍTULO VI
Límites derivados de los sujetos . 143
CAPÍTULO VII
Límites derivados de la lesión a esferas jurídicas de terceros . 161
CAPÍTULO VIII
Conclusiones . 193
Índice de obras y autores . 199

Reseña

La Fundación Electra pone en manos de lectores interesados en la temática laboral y social una obra clásica de la cultura jurídica uruguaya, Límites al Derecho de Huelga, de Ricardo Mantero Álvarez.
Surgido en el cerno de la llamada “escuela uruguaya de derecho del trabajo”, Ricardo Mantero fue un representante exquisito y talentoso de esa pléyade de tratadistas que tuvo en Américo Plá Rodríguez, Héctor–Hugo Barbagelata, Helios Sarthou, Osvaldo Mantero de San Vicente y Oscar Ermida Uriarte los maestros más reconocidos e influyentes en el ámbito nacional e iberoamericano.
Justamente el Prof. Américo Plá Rodríguez lo calificó como uno de los más “brillantes creadores” de la doctrina laboral uruguaya en la presentación de una obra colectiva del “Grupo de los Miércoles” que promovió en su homenaje. Los puntos de vista de Ricardo Mantero se sostuvieron siempre en un vasto elenco de lecturas y reflexiones en el campo de la política y las humanidades, que no rehuyó, sino que muy por el contrario se retroalimentó del compromiso práctico con la defensa del interés de los trabajadores, fundamentalmente a través de su labor como asesor de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU).
Hay pistas todavía dispersas del pensamiento jurídico de Mantero en sus colaboraciones en revista Derecho Laboral, a la que contribuyó con puntuales ejercicios de crítica del derecho y revisiones a veces sorprendentes de verdades asentadas.
Su temprano fallecimiento nos privó de su conversación inteligente, punzante y removedora.
El presente volumen mantiene el prólogo que en su momento escribiera Oscar Ermida Uriarte y agrega un estudio preliminar del Prof. Alfredo Villavicencio Ríos, de la Pontificia Universidad Católica de Perú.

Autor/a

RICARDO MANTERO ÁLVAREZ
Ricardo Mantero Álvarez (1956-2001) fue profesor Adscripto de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República. Es autor, además de la presente obra, de “Historia del movimiento sindical uruguayo” (FCU, 2003) y de diversos artículos en la revista Derecho Laboral y otras publicaciones periódicas nacionales y extranjeras.
El “Grupo de los Miércoles”, del cual formó parte, le tributó un homenaje en “Veinte estudios laborales en memoria de Ricardo Mantero Álvarez”, con presentación a cargo del Prof. Américo Plá Rodríguez (FCU, 2004).
Fue un activo participante de las Jornadas Uruguayas de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, donde vertió aportes sustantivos con singular brillantez. En el plano de la práctica del derecho laboral fue asesor sindical del PIT-CNT y de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU).

Presentación

Presentación Hugo Barretto Ghione

Límites al derecho de huelga se convirtió en el curso de los años en un verdadero clásico de la literatura jurídico laboral uruguaya, significando una especie de paradigmático y lúcido representante de la concepción pertinazmente autonomista del derecho colectivo del trabajo que cultivó la doctrina nacional más influyente y prestigiosa.
Agotado en los anaqueles de las librerías especializadas desde hace muchos años, una nueva edición se imponía de manera muy evidente. Con el tiempo, el libro parece haber ganado en profundidad y en sedimentación de sus contenidos, que mantienen una vigencia extraordinaria por dar cuenta de la estructura fundamental del derecho de huelga pese a las variabilidades de la coyuntura que no han alterado lo sustantivo de la tesis del autor.
La Fundación Electra da respuesta con esta iniciativa a una silenciosa y prolongada demanda de lectores interesados, sumando, a su vez, un título esencial a su acervo bibliográfico. Para su edición, agradece especialmente al Dr. Miguel Angel Gori por su labor en la corrección de la versión original y a la labor siempre puntillosa y dedicada de Adriana Betbeder.
El texto que se presenta respeta en su integridad el original tal como emergió de la erudición creadora de Ricardo Mantero. Si acaso, se agregan unas brevísimas notas de edición que se consideraron indispensables para advertir, fundamentalmente al lector extranjero, sobre ciertos cambios normativos que permitan incorporar una mirada actualizada de los límites de la huelga.
Esas anotaciones informativas introducidas no alteran siquiera el orden predeterminado de las citas al pié de página, que se mantienen en su secuencia primigenia.
Los dispositivos legales y reglamentarios recientemente adoptados en nuestro país parecen no incidir sustantivamente en un ordenamiento jurídico históricamente desprovisto de intromisiones del poder heterónomo en el campo de las relaciones entre los sujetos colectivos, particularmente en lo referente a regulación del conflicto, que siguió dependiendo de los acuerdos alcanzados a nivel de los convenios colectivos o las resoluciones de los consejos de salarios.
Corresponde sin embargo dejar consignadas con precisión las novedades normativas a que hemos hecho referencia.
En concreto, el art. 392 de la ley N° 19889 de 9 de julio de 2020 dispuso que el Estado garantizará el ejercicio pacífico del derecho de huelga, el derecho de los no huelguistas a acceder y trabajar en los respectivos establecimientos, y el derecho de la dirección de las empresas a ingresar a las instalaciones libremente; y el decreto N° 281 del 15 de octubre de 2020 habilitó al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social a intimar el desalojo y a solicitar su ejecución al Ministerio del Interior en caso de ocupaciones de dependencias públicas de cualquier naturaleza o empresas o instituciones privadas.
El texto del art. 392 responde en general a las observaciones que nuestro país ha tenido de parte de la Comisión de Expertos en la Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo, acerca de la
práctica de las ocupaciones como modalidad de ejercicio del derecho de huelga. Antes, el art. 21° de la ley N° 18566 del 11 de setiembre de 2008 había introducido un deber de paz legal aplicable a los convenios colectivos. En todo caso, para traer al presente Límites del Derecho de Huelga estimamos suficiente enunciar esta normativa, dejando a salvo que, en última instancia, la obra resiste cualquier mutación del derecho positivo en cuanto a su aporte para la teoría y dogmática del derecho del trabajo, justificando plenamente su reinserción por la Fundación Electra en el círculo de la comunidad de interesados por la temática social y laboral.
La dimensión latinoamericana de esta obra cumbre de Ricardo Mantero Álvarez, muy tempranamente fallecido, cuando era de esperar un gran desarrollo de sus extraordinarias capacidades intelectuales, se nutre y confirma a partir del sustantivo prólogo del profesor Alfredo Villavicencio Ríos, catedrático de Derecho del Trabajo y Decano de la Pontificia Universidad Católica del Perú, que se agrega al de Oscar Ermida Uriarte, que ya era parte de la primera edición.

 

Presentación Oscar Ermida Uriarte

1. Casi no es necesario destacar la importancia de un estudio profundo de los límites del derecho de huelga. Nosotros mismos habíamos intentado ese enfoque como uno de los más útiles para hacer una exposición general sobre la huelga. Y ello se debe a que, tanto por razones políticas como técnicas, la mayor parte de las veces que alguien se ocupa de la huelga, es para decir que se han excedido o respetado sus límites.
Las motivaciones políticas para comprimir el ámbito del derecho de huelga son obvias. Las razones técnicas son varias, pero entre ellas destaca una: para el jurista tradicional, para el no-laboralista, la huelga se caracteriza por su atipicidad. En efecto, vista desde la óptica del Derecho privado o del administrativo -no así del constitucional- la huelga es el instituto más atípico de la parte más atípica de la rama más atípica del Derecho: todo el Derecho laboral resulta algo entre especial y distinto (¿incomprensible?) para el jurista tradicional; dentro de aquél, el Derecho colectivo del trabajo resulta la parte más particular, por poseer institutos originales y exclusivos (el sindicato, el convenio colectivo, la huelga); y dentro del Derecho sindical es la huelga -precisamente- la institución más original. Esto explica, en buena medida, por qué el operador jurídico no especializado tiende a incomprender el fenómeno de la huelga y, consecuentemente, a limitarlo, regulándolo o interpretándolo restrictivamente.
Pero desde el punto de vista del Derecho del Trabajo, y más específicamente aún, del Derecho sindical, las cosas son exactamente al revés: la esencia y la fuente formal y material del Derecho laboral radica en su parte colectiva y ésta, a la vez, tiene en la huelga, a uno de sus institutos fundamentales. Piénsese en el hecho relevante y generalmente poco analizado de que, de los tres pilares básicos del Derecho colectivo del trabajo y de la libertad sindical (sindicato, negociación colectiva y huelga), la huelga es el único que, teóricamente, no depende de los otros: no puede admitirse el sindicato privado de negociar colectivamente y de entrar en conflicto; salvo en casos excepcionales de ausencia de sindicato, no hay negociación colectiva sin organización sindical; pero es posible concebir en la teoría y presenciar en la realidad, una huelga sin sindicato y sin negociación colectiva. En cuanto derecho individual de ejercicio colectivo, la huelga puede ser desencadenada por un conjunto inorgánico de trabajadores y también al margen de una negociación colectiva. En otras palabras, por más que la triangularidad del Derecho colectivo del trabajo sigue siendo un axioma válido, si hubiera que asignar la cualidad de autónomo e independiente de los otros a uno de los institutos del Derecho sindical, ese debería ser la huelga. Puede haber huelga sin sindicato y sin negociación colectiva. Al revés no.
Conclusión análoga y compatible surge del enfoque constitucional. Hoy no puede discutirse que el derecho de huelga forma parte del elenco de derechos fundamentales, consagrados como tales al más alto nivel normativo en casi
todos los ordenamientos jurídicos nacionales. La autotutela, por lo demás, es elemento constitutivo de la democracia pluralista y del moderno Estado social de Derecho.
2. Sentado esto, y en ausencia de mayor reglamentación heterónoma, parece lógico adscribir el sistema uruguayo al modelo polivalente o dinámico, es decir, al que reconoce la mayor amplitud al ejercicio del derecho de huelga, tal como lo hace el autor en este libro. Y analizar la cuestión de los límites en ese marco, que supone la determinación de los límites del derecho de huelga y también “los límites de los límites”, para evitar el riesgo de provocar el vaciamiento de un derecho fundamental, y constitutivo del sistema político.
El estudio de los límites del derecho de huelga efectuado por Ricardo Mantero en esta obra responde íntegramente a estos lineamientos, lo que la justifica plenamente.
3. Cabe destacar, sin embargo, algunos aspectos particulares de esta investigación, como, por ejemplo, la superación de la dicotomía “límites internos – límites externos”, sin perjuicio de su utilidad didáctica, como técnica expositiva,
que ya no como categoría esencial. Ello sin perjuicio del reconocimiento de la procedencia de los límites fundados en la “protección de otros derechos y bienes jurídicos que pueden ser lesionados con su ejercicio”, para decirlo con
las palabras del autor.
También interesa subrayar el aporte del autor en relación con la técnica definitoria, como instrumento limitador del derecho de huelga. Señalada esta disfunción de las definiciones de la huelga, el autor propone la remisión del concepto de huelga, vía artículo 18 del Código Civil, al natural y obvio que le dan quienes habitualmente usan el término, abocándose a la búsqueda de la noción de huelga contenida en los estatutos y declaraciones sindicales, así como en los convenios colectivos.
Asimismo, llama la atención la advertencia del autor en el sentido de que el tan cuestionado artículo 4 de la Ley 13.720, circunscribe la limitación de la huelga sólo a aquellos servicios esenciales que son, a la vez, servicios públicos.
4. La obra en su conjunto encara el tema a través de un abordaje a la vez académico y pragmático, basándose, por un lado, en una gran solidez doctrinal -con un manejo solventísimo de la más moderna bibliografía, en la cual se nota un
justificado predominio de la italiana, seguida de la española-, y por otro, en los datos fácticos extraídos de las experiencias sindicales. Lo cual supone la opción por una determinada concepción del sistema de relaciones laborales
en su conjunto, que reconoce en la sindical una actividad normativa.
Con lo cual Ricardo Mantero parece sintetizar su doble vertiente de destacado Profesor de Derecho del Trabajo y de no menos eficaz asesor de organizaciones sindicales. Y consigue producir un estudio de gran consistencia jurídica que, sin embargo, también logra dar cuenta de los datos de la realidad.
En todo caso, esta investigación sobre los límites de la huelga constituye un aporte altamente significativo a la doctrina laboral nacional, la que, con ella da un notorio paso adelante, acorde con sus mejores tradiciones. Cabe reconocer ese mérito a su autor, para quien el libro es la ratificación pública de su reconocida solvencia, profundidad y erudición. Sus lectores quedamos aguardando las nuevas producciones que seguramente surgirán de la inagotable y vocacional dedicación de Ricardo Mantero.

Shopping Cart