Manual de Derecho Concursal

$1.800

Camilo Martínez Blanco | código: 5218

ISBN: 5218 Categoría: Autor/a:
Comparte con tus contactos

Descripción

3ª edición, marzo de 2018

Formato 17×24

ISBN 978-9974-2-0853-7

Páginas 630

 

Índice

ÍNDICE

Prólogo a la primera edición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9

PRIMERA PARTE
I. ¿Existe un Derecho Concursal? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
II. De la vida mercantil y de su duración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
1. Nuestro universo empresarial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
2. La longevidad empresarial por el mundo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
2.A. Veamos las grandes corporaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
2.B. Observando las “empresas familiares” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
2.C. Longevidad de las empresas familiares . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
2.D. ¿Tenemos en “casa” ejemplos de longevidad empresarial? 29
2.E. ¿Éxito o fracaso empresarial? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
III. De las crisis empresariales, sus causas y orígenes . . . . . . . . . . . . . . . 32
1. Causas exógenas de las crisis empresariales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
1.A. Globalización de los mercados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
1.B. Las cambiantes políticas internacionales de comercio . . . . . 34
1.C. La competencia desleal externa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
1.D. Competencia desleal en el mercado interno . . . . . . . . . . . . . . 35
1.E. Peso de las políticas monetarias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
1.F. Incidencia de los indicadores macroeconómicos . . . . . . . . . . 36
2. Causas endógenas de las crisis empresariales . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
2.A. Los altos costos financieros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
2.B. Políticas de recursos humanos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
2.C. El rezago tecnológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
2.D. Disfunciones internas en la empresa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
IV. De las empresas en dificultades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
1. Las tres “C” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
2. Las finanzas de las empresas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
3. Los riesgos crediticios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
4. La información y el crédito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
4.A. La información sobre consumidores finales . . . . . . . . . . . . . . 48
4.B. Generalidades de la información empresarial . . . . . . . . . . . . 49
4.C. La transparencia informativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
4.D. La información bancaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
a. El secreto bancario y su relevancia en la operativa
empresarial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
b. Evolución de nuestro secreto bancario . . . . . . . . . . . . . . . . 55
c. Repercusiones prácticas del secreto bancario . . . . . . . . . . . 57
d. Cambios en el secreto bancario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
e. A propósito de las cuestiones tributarias . . . . . . . . . . . . . . 59
f. Nuevo marco normativo del secreto bancario . . . . . . . . . . 60
5. Graduación de las dificultades empresariales . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
5.A. Las dificultades para el pago puntual de las obligaciones . 63
5.B. Disminución en el ritmo de actividad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
5.C. El desequilibrio patrimonial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
V. De las distintas soluciones concursales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
1. Fundamento de las soluciones concursales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
2. Soluciones concursales no judiciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
3. Aplicación de las soluciones concursales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
3.A. En nuestro escenario pre-reforma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
3.B. “Ineficiencia y tardías decisiones” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
3.C. La detección a tiempo de la insolvencia, ¿solución a la
recurrencia tardía? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
4. “Derecho de la insatisfacción permanente” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
5. ¿La recurrencia concursal es sólo un tema jurídico o también
cultural? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
6. Observando la región . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
VI. Del contenido de nuestro Derecho Concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
VII. De la naturaleza jurídica y los principios del Derecho Concursal 87
1. Naturaleza jurídica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
2. Principios del Derecho Concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
2.A. El binario principio de la Universalidad Patrimonial . . . . . . 89
2.B. El derivado principio de Unicidad o Formalidad . . . . . . . . . 92
2.C. El excepcional principio de la Preeminencia de las Mayorías 95
2.D. El cuestionado principio del Tratamiento Igualitario de los
Acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
2.E. El polémico principio de Conservación de la Empresa
vs. el empalidecido rol de los acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . 103
2.F. Los recurrentes principios de Cooperación, Buena fe y
Transparencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
2.G. El imprescindible principio de Competencia Leal y
Reestructuración Compatible . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
VIII. La evolución concursal a través de los tiempos . . . . . . . . . . . . . . . . 111
1. Historias romanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
2. Crónicas medievales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
3. Antecedentes patrios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118
4. Nuestras históricas soluciones concursales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
5. La Reforma Concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
5.A. Génesis de la actual solución concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122
5.B. Características de la Reforma Concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
5.C. La nueva ley según sus autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126

SEGUNDA PARTE
I. De las consideraciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
1. Adopción de un nuevo léxico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
2. La estructura del nuevo sistema concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 134
II. De la competencia concursal y de los presupuestos subjetivos para
la apertura del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
1. Competencia judicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
1.A. Concursos nacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
1.B. Concursos de deudores del exterior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
1.C. Competencia en solicitudes conjuntas de concursos . . . . . . . 143
2. ¿Quiénes pueden concursar bajo las reglas de la Ley 18.387? . . . 148
2.A. Las personas físicas que realizan “actividades empresarias” 148
2.B. Las personas jurídicas civiles o comerciales . . . . . . . . . . . . . . 150
2.C. Concurso de la herencia de un deudor . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153
III. De la insolvencia y sus presunciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
1. El presupuesto “objetivo” del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
1.A. De la “cesación de pagos” a la “insolvencia” . . . . . . . . . . . . . 156
1.B. La insolvencia y el concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
2. Características de nuestro “estado de insolvencia” . . . . . . . . . . . 160
3. La literalidad del inciso segundo del artículo 1 . . . . . . . . . . . . . . . 162
4. Presunciones de insolvencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164
4.A. Presunciones absolutas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
a.- La confesión explícita del insolvente . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
b.- La declaración de concurso en el exterior . . . . . . . . . . . . . 169
c.- La confesión implícita de insolvencia . . . . . . . . . . . . . . . . . 171
4.B. Presunciones relativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172
IV. De la declaración de concurso, de su trámite y de su contenido . . 175
1. Clases de concurso: Voluntario y Necesario . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
2. Legitimados para instar el concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
3. ¿Es la solicitud del propio deudor una obligación o una carga? . 177
3.A. Recaudos a presentar con la solicitud voluntaria . . . . . . . . . 179
3.B. Tramitación de la solicitud voluntaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 192
4. Solicitud por parte de los demás legitimados . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
4.A. Recaudos a presentar por los “otros legitimados” . . . . . . . . 196
4.B. Trámite del contradictorio previo (artículo 16) . . . . . . . . . . . 197
4.C. Desistimiento y responsabilidad de los “otros legitimados” 202
5. Sentencia de declaración del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
5.A. Contenido de la sentencia de apertura . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
5.B. Registración y publicidad del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
5.C. Recursos contra la sentencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
5.D. Medidas cautelares previas y posteriores . . . . . . . . . . . . . . . . 210
A. Medidas cautelares previas a la declaración judicial de
concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
B. Medidas cautelares posteriores a la declaración de
concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
V. De los órganos del concurso (Tribunal, Sindicatura, Intervención,
Junta y Comisión de Acreedores) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
1. Identificando los órganos del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 215
2. El Tribunal del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 216
2.A. La segunda instancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 217
2.B. Secretarios Contadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 218
3. Junta de Acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 219
3.A. Constitución de la Junta de Acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . 220
3.B. Los Acreedores y la Junta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 222
3.C. Contenido de la Junta de Acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
3.D. Mayorías para adoptar resoluciones en la Junta de
Acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 228
3.E. Acreedores sin derecho de voto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
4. Comisión de Acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 233
4.A. Características de la Comisión de Acreedores . . . . . . . . . . . 234
4.B. Constitución extrajudicial de la Comisión de Acreedores . . 235
4.C. Constitución judicial de la Comisión de Acreedores . . . . . . 236
4.D. Los miembros de la Comisión de Acreedores . . . . . . . . . . . . 237
4.E. Funcionamiento y cometidos de la Comisión de Acreedores 239
5. Síndicos e Interventores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
5.A. Su naturaleza jurídica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 242
5.B. Diferencias entre Síndicos e Interventores . . . . . . . . . . . . . . . 243
5.C. Nombramiento del Síndico o del Interventor . . . . . . . . . . . . 244
5.D. Registro y evaluación de Síndicos e Interventores
concursales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 246
5.E. Incompatibilidades y recusación del Síndico o Interventor . 248
5.F. Aceptación del cargo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 250
5.G. Las funciones de Síndicos e Interventores . . . . . . . . . . . . . . . 252
a.- Leal representante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252
b.- Ordenado administrador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 253
c.- Informante exhaustivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 256
d.- Conservador eficaz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
e.- Hábil investigador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 259
f.- Activo litigante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260
g.- Vendedor eficiente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 261
5.H. Prohibiciones y responsabilidades de Síndicos e
Interventores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
a.- Prohibiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
b.- Responsabilidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
5.I. Rendición de Cuentas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
5.J. Cese de labor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
a.- Por renuncia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
b.- Por separación del cargo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
c.- Por sustitución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 268
d.-Por finalización del proceso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 269
5.K. Remuneración de los Síndicos e Interventores . . . . . . . . . . . 270
VI. De los efectos del concurso (sobre el deudor, sobre los créditos
y contratos, sobre los acreedores) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
1. Efectos del Concurso sobre el deudor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
1.A. “No implica cese de la actividad” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 271
1.B. Afecta su capacidad de obrar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
a.- La “muerte civil” del fallido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 272
b.- Grados de afectación de la capacidad de obrar del
concursado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273
1.C. “Suspensión” de la capacidad de obrar . . . . . . . . . . . . . . . . . . 274
1.D. Efectos de la “suspensión” de la capacidad de obrar . . . . . . 275
a.- En general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 275
b.- En el funcionamiento social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 276
1.E. “Limitación” de la capacidad de obrar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
1.F. Efectos de la “limitación” de la capacidad de obrar . . . . . . . 278
a.- En general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 278
b.- En el funcionamiento social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 279
1.G. Mutando de un estado a otro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 280
1.H. Efectos del concurso sobre los socios de la concursada . . . 281
1.I. Deberes y derechos del concursado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 283
2. Efectos del Concurso sobre los acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 284
2.A. Efectos sobre las ejecuciones contra el concursado . . . . . . . . 285
a.- Competencia exclusiva en materia de ejecuciones . . . . . . 285
b.- Prohibición de promover nuevas ejecuciones . . . . . . . . . . 286
c.- Fuero de atracción concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
2.B. Efectos sobre los procesos en trámite y sus fallos . . . . . . . . . 289
2.C. ¿Prohibición de promover nuevos juicios? . . . . . . . . . . . . . . . 290
2.D. Situación de los créditos prendarios e hipotecarios . . . . . . . 291
2.E. Tratamiento de los acreedores laborales . . . . . . . . . . . . . . . . . 292
3. Efectos del Concurso sobre los créditos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297
3.A. Exigibilidad de los créditos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 297
3.B. Conversión de los créditos a moneda nacional y reajuste . . 298
3.C. Los intereses y el Concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 299
3.D. Prohibiciones y suspensiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 301
4. Efectos del Concurso sobre los contratos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 305
4.A. Contratos pendientes de ejecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 306
4.B. Nulidad de la rescisión por causa concursal . . . . . . . . . . . . . . 310
4.C. Tratamiento de algunos contratos particulares . . . . . . . . . . . 311
4.D. Continuidad de la relación laboral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 316
4.E. Rehabilitación de contratos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
VII. Del trámite de verificación de créditos, y de su importancia . . . . 319
1. Generalidades de la verificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319
1.A. Su justificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 319
1.B. Características de la verificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320
1.C. Comunicación previa a la verificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 322
2. La verificación administrativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 323
2.A. Plazo para verificar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 323
2.B. ¿Quiénes deben verificar sus créditos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324
a. La respuesta es “todos” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 324
b. Caso de los acreedores prendarios e hipotecarios . . . . . 325
c. Acreedores con créditos condicionales y litigiosos . . . . . 326
d. Acreedores subordinados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 326
2.C. ¿Quiénes están excluidos de la obligación de verificar? . . . . 327
a. Créditos reconocidos por sentencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327
b. Cosa Juzgada y verificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327
c. Acreedores de dominio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329
d. Acreedores posteriores al concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329
e. “Pago anticipado” laboral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 330
2.D. La solicitud de verificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 330
2.E. Dificultades más comunes de la tarea de verificación . . . . . 333
3. Verificaciones especiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 334
4. La “lista de acreedores” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 335
4.A. Preparando la lista de acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 335
4.B. Contenido de la lista de acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 336
4.C. Criterios para computar los créditos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 338
5. Etapa contenciosa de la verificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 338
5.A. Impugnación de la lista (Etapa contenciosa) . . . . . . . . . . . . . . 338
5.B. Resolución judicial sobre las impugnaciones . . . . . . . . . . . . . 340
5.C. Efectos de la resolución judicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 340
6. Verificación morosa judicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 342
7. Apuntes prácticos de la verificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 343
VIII. De las clases de créditos (privilegiados: especiales y generales,
quirografarios, subordinados) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345
1. Generalidades de los créditos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345
1.A. Verificación y graduación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 345
1.B. Créditos en y contra la masa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 346
1.C. Créditos contra la masa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
2. Clasificación de los créditos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 349
2.A. Créditos con privilegio especial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 350
2.B. Créditos con privilegio general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
a.- Los créditos laborales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 352
b.- Los créditos tributarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 354
c.- Los incentivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 355
2.C. Créditos quirografarios o comunes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 356
2.D. Créditos subordinados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 357
3. ¿Cómo calificar a los créditos del Estado? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 359
4. Orden de Pago de los créditos concursales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 362
a.- Los créditos con privilegio especial . . . . . . . . . . . . . . . . . 362
b.- Pago a los restantes acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 363
c.- Pago de los acreedores subordinados . . . . . . . . . . . . . . . 364
d.- Otras consideraciones sobre el orden de pagos . . . . . . . 364
IX. De la formación de la masa activa (su composición, reintegración
y reducción) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 366
1. Criterios para la formación de la masa activa . . . . . . . . . . . . . . . . . 366
1.A. Composición de la masa activa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 367
1.B. Presunciones en beneficio de la masa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 368
2. Reintegración de la masa activa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 369
2.A. Supuestos para ejercitar las acciones revocatorias . . . . . . . . 370
2.B. Actos revocables de pleno derecho . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 370
2.C. Otros actos revocables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 372
3. Aspectos procesales de las acciones revocatorias . . . . . . . . . . . . . 373
a.- Competencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 373
b.- ¿Proceso incidental u ordinario? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
c.- Prescripción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
d.- Legitimación activa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
e.- Legitimación pasiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
f.- La sentencia de revocación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
4. Reducción de la masa activa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 378
X. Del convenio concursal (propuesta, votación, oposición y
aprobación) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 379
1.A. Generalidades del convenio concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 379
1.B. El convenio como punto de convergencia y de desencuentros 381
2.A. Oportunidad para presentar la propuesta de convenio . . . . 384
2.B. Documentos anexos a la propuesta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
2.C. Contenido de la propuesta de convenio . . . . . . . . . . . . . . . . . 387
a.- ¿Cuál es su contenido? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 387
b.- ¿Cuál no debe ser su contenido? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 388
c.- ¿Se puede modificar el contenido? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 388
d.- ¿Qué debería contener la propuesta de convenio?
(De legge ferenda) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 389
3. Informe y tratamiento de la propuesta de convenio . . . . . . . . . . . 391
3.A. Informe especial sobre viabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 391
3.B. Consideración de la propuesta de convenio . . . . . . . . . . . . . . 392
3.C. Las mayorías para aceptar el convenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . 393
3.D. Votación de convenios discriminatorios . . . . . . . . . . . . . . . . . 395
4. Convenios con contenido especial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 396
4.A. Convenios de cesión de activos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 396
4.B. Convenios de asunción del pasivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397
5. Oposición y aprobación del Convenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397
5.A. Plazo y legitimación para oponerse . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397
5.B. Causas de oposición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 398
5.C. Resolución judicial sobre el convenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 399
a.- Aprobación en caso de falta de oposiciones . . . . . . . . . . . 399
b.- Sustanciación de la oposición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 399
c.- Publicidad de la resolución judicial aprobatoria . . . . . . . 400
6.A. Vigencia del convenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 400
6.B. Obligatoriedad del convenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 401
6.C. Efectos del Convenio aprobado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 401
a.- Sobre los créditos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 401
b.- Sobre las garantías personales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 402
c.- Sobre la afectación a la capacidad de obrar del deudor . 403
d.- Sobre el concursado persona jurídica . . . . . . . . . . . . . . . . 403
7. Adhesión extrajudicial al convenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404
7.A. Facilidades para su promoción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404
7.B. Aprobación del convenio con adhesiones extrajudiciales . . 406
8. Ejecución del convenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 407
8.A. Cumplimiento del convenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 408
8.B. Incumplimiento del convenio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 408
XI. De la liquidación de la masa activa y de la venta en bloque . . . . . 409
1.A. Generalidades de esta etapa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 409
1.B. Apertura de la liquidación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 410
2.A. Contenido de la resolución de liquidación . . . . . . . . . . . . . . . 413
2.B. Efectos de la resolución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 415
3. Venta en bloque de la empresa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 415
3.A. Priorizando su venta en funcionamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . 415
3.B. Procedimiento para la venta en bloque . . . . . . . . . . . . . . . . . . 417
3.C. Efectos de la venta en bloque . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 422
3.D. ¿Qué comprende la venta en bloque de una empresa
concursada? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 424
3.E. El polémico tratamiento de los acreedores prendarios e
hipotecarios. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 425
4. Otras formas de enajenación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 426
4.A. Liquidación por partes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 426
4.B. Cooperativas de trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 428
4.C. Liquidación de bienes litigiosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 429
5. Deberes del Síndico como liquidador . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 429
XII. De la calificación del concurso y de la responsabilidad de los
concursados, sus integrantes y cómplices . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432
1. Alcance de la calificación del Concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432
2. Calificando los concursos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 432
3. Concurso Culpable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 433
4. Presunciones de culpabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 434
4.A. Presunciones absolutas de culpabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . 435
4.B. Presunciones relativas de culpabilidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 436
4.C. Concurso Fortuito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 438
4.D. Cómplices . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 438
4.E. Incidente de Calificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 439
a. ¿Cuándo se inicia el incidente? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 439
b. ¿Cuándo no procede la calificación? . . . . . . . . . . . . . . . . . . 440
c. ¿Quiénes comparecen? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 441
d. ¿Qué rol desempeña el Síndico o Interventor? . . . . . . . . . 441
e. ¿Cómo es el trámite del incidente de calificación? . . . . . 442
5. Sentencia de calificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 443
6. Otras consecuencias de la sentencia de calificación . . . . . . . . . . . . 445
XIII. De la suspensión y conclusión del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . 445
1. Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 445
2. Suspensión del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 446
2.A. Presupuestos para la suspensión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 446
2.B. El trámite de suspensión del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . 448
2.C. Reapertura del concurso suspendido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 449
3. Conclusión del concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 449
3.A. Causas legales de conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 449
3.B. Trámite para decretar la conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 450
4. El peculiar mecanismo de liberación de deudas o “discharge
atenuado” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451
4.A. ¿Qué es el “discharge”? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451
4.B. ¿Es el nuestro un “mecanismo de liberación de deudas”? . 452
XIV. Del Acuerdo Privado de Reorganización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 454
1. Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 454
1.A. Antecedentes del A.P.R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 454
1.B. Oportunidad de su celebración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 455
1.C. Alcance de las remisiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 456
2. ¿Quiénes participan en el A.P.R.? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 457
2.A. Por parte del deudor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 457
2.B. Por los acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 457
3. Contenido del acuerdo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 458
4. Documentación necesaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 459
5. Trámite del A.P.R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 460
5.A. Trámite puramente privado sin oposición . . . . . . . . . . . . . . . 460
5.B. Trámite puramente privado, pero con oposición . . . . . . . . . . 461
a. Planteo de la oposición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 461
b. Causales de oposición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 462
c. Judicialización del trámite . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 462
d. Contenido del auto de admisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 463
e. Publicidad del trámite . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 463
f. Consecuencias de la no presentación judicial . . . . . . . . . . 464
g. Trámite de la oposición y homologación . . . . . . . . . . . . . . 464
5.C. Trámite judicial del A.P.R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
a. Recaudos a presentar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
b. Auto de admisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 465
c. Efectos del auto de admisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 466
d. Trámite de la oposición y homologación . . . . . . . . . . . . . . 468
6. Cumplimiento e incumplimiento del A.P.R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 469
7. Comentario final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 470
XV. De los pequeños concursos y el abandono de la empresa . . . . . . . 474
1. Justificando su regulación particular . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 474
2. ¿Cuándo son “pequeños concursos”? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 475
3. Régimen aplicable a los “pequeños concursos” . . . . . . . . . . . . . . . . . . 476
4. Abandono de la empresa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 477
XVI. De los tributos y el concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480
1. Incidencia tributaria en el concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480
a. Intereses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 480
b. Multas y recargos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 481
c. Verificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 482
d. El privilegio del crédito tributario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 483
2. La incobrabilidad del crédito concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 484
3. Diferimiento de Renta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 485
4. Alcance de la exoneración tributaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 486
5. Responsabilidad por obligaciones tributarias . . . . . . . . . . . . . . . . . 489
XVII. Del “cajón de sastre” concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 490
1. Disposiciones penales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 491
2. Disposiciones procesales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 494
a. El incidente concursal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 494
b. Publicidad de las actuaciones procesales . . . . . . . . . . . . . . 495
c. Régimen de recursos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 496
d. Régimen procesal supletorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 497
3. Disposiciones transitorias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 498

TERCERA PARTE
DE LOS CONCURSOS CIVILES DE ACREEDORES
Dr. Daniel Martínez Vigil
I. Generalidades de los Concursos Civiles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 501
1. Panorama histórico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 501
2. Situación actual del régimen concursal civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . 502
3. Normativa aplicable a los concursos tramitados por el C.G.P. . . 505
3.A. Privilegios y preferencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 505
3.B. Verificación de créditos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 506
3.C. Créditos incobrables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 506
4. Concepto y naturaleza jurídica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 507
5. Las clases de concurso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 509
6. El deudor civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 509
7. El Tribunal del Concurso Civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 511
8. El Síndico del Concurso Civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 511
9. Los acreedores del Concurso Civil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 514
II. El Concurso Civil Necesario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 515
1. Objeto del Concurso Civil Necesario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 515
2. Trámite del Concurso Civil Necesario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 517
2.A. Promoción del Concurso Civil Necesario . . . . . . . . . . . . . . . . 517
2.B. La resolución judicial de Concurso Civil Necesario . . . . . . . 518
2.C. Efectos de la declaración de Concurso Civil Necesario . . . . 519
a. Efectos procesales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 519
b. Efectos sustanciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 521
2.D. Oposición a la resolución que decreta el Concurso Civil
Necesario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 523
2.E. La Junta de Acreedores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 524
2.F. Oposición a los acuerdos concursales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 527
2.G. Estado y graduación de los créditos en el concurso . . . . . . . 528
2.H. Trámite de liquidación y distribución en el Concurso
Civil Necesario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 529
2.I. Finalización del trámite de Concurso Civil . . . . . . . . . . . . . . . 531
2.J. El concursado y el beneficio de competencia . . . . . . . . . . . . . 532
III. El Concurso Civil Voluntario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 533
1. Descripción del Concurso Civil Voluntario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 533
2. Promoción del Concurso Civil Voluntario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 533
3. Procedimiento del Concurso Civil Voluntario . . . . . . . . . . . . . . . . 534
4. Diferencias entre el Concurso Civil Voluntario y el Civil
Necesario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 535
5. De legge ferenda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 536

CUARTA PARTE
ANEXO FORENSE
Dr. Fernando Cabrera Damasco
A) Concursos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 540
B) Concursos civiles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 605
C) Otros escritos vinculados a los procesos concursales . . . . . . . . . . . . . 612

Reseña

PRÓLOGO A LA PRIMERA EDICIÓN

“El régimen de las quiebras era imperfecto bajo la Ordenanza de 1673; lo
era bajo el Código de 1807; lo será bajo la ley de 1838 y sobre todo, será
acusado de serlo (… no se) suprimirán jamás, en esta materia, las dificultades
que dependen de su naturaleza, y que mezclan sus inevitables inconvenientes
a todos las imperfecciones del legislador”. A. Ch. Renouard.
Cita completa en: Informe de la Comisión de Reformas al Libro IV del
Código de Comercio (1896-1898).

Una vez más, Camilo Martínez Blanco no deja de sorprenderme. A poco más de tres
meses de la entrada en vigencia de la Ley 18.387, en pleno verano, a pocos días de
finalizada la feria judicial mayor y aún sin práctica experiencia judicial en la aplicación
de aquella, ya me hace llegar una versión primaria de su “Manual del Nuevo Derecho
Concursal” y me honra y me gratifica nuevamente con su amable, amistoso, incluso
generoso ofrecimiento de preparar un nuevo prólogo a su también nuevo producto jurídico-
literario en sede de concursos.
Como no sorprenderme cuando notoriamente Martínez Blanco tuvo que trabajar en
su obra con particular, dedicada intensidad, probablemente con sacrificio en lo personal,
en lo profesional, en lo familiar, a lo largo de jornadas seguramente extensas y duras, en
una época del año en el que la mayoría de nosotros invertimos nuestro tiempo en las
tareas o en el ocio propios del receso y de las vacaciones estivales.
Como me sorprende, aunque ya no debería sorprenderme tanto, su incansable, entrañable
vocación y voluntad de internarse y profundizar, una y otra vez, en los amplios,
complejos, cambiantes escenarios de las crisis y de su conveniente prevención y de su
aún más necesaria superación en el ámbito individual y empresarial. Como me sorprende
asimismo –y se lo agradezco– su consideración a mi persona como destinatario cuasi
inicial y por ende también privilegiado en el proceso de edición de ésta, su última,
actual, presente obra autoral y como prologuista de la misma, una posición con la cual
ya me había honrado y gratificado en oportunidad de su “Manual Teórico-Práctico de
Derecho Concursal”, poco más de cinco años atrás (2003), en un gesto, en una actitud
de obvio respeto y gentileza intelectual en tanto muestra nuevamente su credibilidad,
confianza y seguridad en el procedimiento y en el resultado de mis evaluaciones, en
cuanto le consta que responden, más allá de ser o no ser compartibles, a principios de
objetividad, ética y responsabilidad propias de toda tarea académica y profesional, sin
perjuicio de una cierta, cuasi inevitable dosis de subjetivismo propio también de esas
tareas, una característica inherente a la actividad humana misma.
Destaco que así como leí con atención la versión primaria de su primer manual leí
ahora, de la misma manera, la versión también primaria del presente manual, con la
particularidad de que me permití asimismo en la oportunidad, comparar dentro de lo
posible el uno con el otro como elemento adicional para la conformación de un juicio más
fundado y como conveniente insumo asimismo para aquella también primaria evaluación,
y lo que de aquí en más expresaré es la resultancia de esas lecturas y de esas comparaciones.
El primer manual se componía en lo medular de seis partes principales y el actual, de
solo tres, una estructura diferencial que luce responder en principio y esencialmente a
tres factores: el primero, una suerte de unificación adjetiva de las dos primeras partes
originales en una sola, la actual primera parte; el segundo, la simplificación legislativa
del nuevo régimen concursal que consagra con carácter general un único proceso con
ciertas variantes de salida; el tercero, la decidida eliminación de los anteriores comentarios
sobre los procedimientos concursales en sede de instituciones de intermediación financiera
que expresamente excluidos del alcance de la Ley 18.387, no resultan afectados
por ésta. Una estructura editorial consistente con la propia de la ley de referencia y por
ende, técnicamente compartible.
La primera parte sigue o por lo menos tiene notables similitudes con lo que fue la
primera y segunda parte del manual de 2003, aunque no son necesariamente iguales en
tanto su autor introduce ahora, por un lado, descripciones y análisis que actualizan
dichas partes con las novedades producidas en el último quinquenio en cada uno de los
ítems que componen aquellas y entre las que se destacan las nuevas soluciones legislativas
en el exterior y en el país, en tanto vinculadas o conexas con la temática concursal;
por otro lado, lo relativo a la crisis global y sus impactos generalizados que la humanidad
toda está actualmente viviendo; y, por último, renovadas reflexiones siempre personalísimas
en diversos de esos ítems, en las que se destaca, o por lo menos esa es mi primera impresión,
por una parte, un cierto o aparente optimismo no exento tampoco de una cierta
cuota de escepticismo o, tal vez, por qué no, realismo y, por otra, y es probablemente lo
más relevante, una sensible preocupación y un compromiso proactivo por los valores,
principios y soluciones concursales y sus efectos en todos los ámbitos del quehacer: políticos,
sociales, económico-financieros, jurídicos, incluso culturales. Todo lo cual aporta,
amplía y enriquece significativamente dicha actual primera parte.
La segunda parte de la obra es destinada por su autor a la descripción y análisis del
concurso tal como este instituto está regulado en la Ley 18.387. Los nuevos principios
que informan y las nuevas bases que sustentan dicha ley y las también nuevas estructuras
y soluciones establecidas en la misma, modifican tan radicalmente el sistema concursal
vigente hasta la fecha de entrada en vigencia de aquella –el que es práctica aunque no
totalmente sustituido por un nuevo sistema, esto es, la ley actual no implica meros
ajustes o cambios parciales como había ocurrido entre los ciento y algunos años más que
transcurren desde el año 1900 (Reforma Marquéz) hasta el año 2008 sino que, por el
contrario, crea y construye un estatuto concursal diferente que sólo puntual y limitadamente
incorpora regulaciones anteriores en temas específicos– que obliga en esta parte a
Martínez Blanco a apartarse en forma significativa de su anterior manual en lo correspondiente y a reescribirlo formal y sustancialmente en forma cuasi total, no obstante
advertirse algunas pertinentes extrapolaciones expositivas y un manejo de ciertas ideas y
opiniones que ya volcadas en la primera oportunidad, ahora se transcriben con también
ciertas variaciones y nuevos acentos y énfasis, resultantes naturales de la reflexiva lectura
de la nueva ley.
Esta es tal vez la parte más novedosa, importante y destacada del presente manual en
cuanto se introduce de pleno y en profundidad a indagar en los contenidos fundamentales
del nuevo régimen concursal, tanto en lo sustancial como en lo procedimental, y
aunque sigue de manera cuasi lineal y progresiva el articulado de la ley, que concentra
en un único texto, con algunas específicas excepciones, el tratamiento integral de la
fenomenología concursal, no supone en sentido estricto una metodología exegética de
aproximación a ese texto legal sino otra, que combina variantes expositivas e interpretativas
que no son de fácil categorización científica pero que tienen la virtud de señalar la
identidad propia e intransferible del pensamiento de su autor, que ya se había manifestado
en su primer manual dedicado al tema y en otras obras de su autoría.
En efecto. En esta parte cuantitativamente dominante de la obra en cuestión observo,
como se da también en otras partes de la misma, que su autor suele recurrir a una
suerte de diálogo y confrontación consigo mismo, en el que aquel abre interrogantes,
formula preguntas y a la vez las cierra y las contesta, a veces dogmática y pragmáticamente,
a veces legal y críticamente, sin descuidar alguna referencia jurisprudencial, y
ello marca y remarca un estilo singular de expresión jurídico-literaria que proporciona al
lector, en un lenguaje a veces cuestionador, a veces florido pero siempre claro y accesible,
una variabilidad de planteamientos y posicionamientos que en un proceso dialéctico y
particularmente dinámico, tiene la aptitud de atraer a ese lector y provocar sus propias
reflexiones con mayor y mejor conocimiento de causa.
La tercera parte de este manual tiene relación con el concurso civil, el que se mantiene
en los términos en que el mismo está regulado en el Código General del Proceso
(C.G.P.), atento a que éste sigue vigente para el deudor civil, persona física no empresaria,
y en esta parte este manual incorpora con relativas variantes y limitadas excepciones
y ajustes la parte destinada a este concurso en el anterior manual.
No es ésta la mejor oportunidad de analizar los puntos de vista de Martínez Blanco,
que son tantos y tan variados como los que ofrece la ley misma, pero no me cabe duda que
al momento el presente manual constituye la primera y más integradora obra en la
materia, que es de imprescindible lectura para todos los que están involucrados o interesados
en tan significativa temática como es el actual derecho concursal del país y que
será un referente obligado para cualquier trabajo posterior, parcial o total en la especie, y
no solo para eso: también, para los jueces de concursos, actuales y potenciales, para los
profesionales intervinientes, cualquiera sea la condición en la que actúen, para los propios
empresarios y otros actores económicos y sociales, así como para cualquier eventual
y también conveniente modificación de la ley, una vez que ella haya sido sometida al test
de su efectividad en la realidad viviente.
Es que la ley no es necesariamente perfecta como no lo es ninguna ley concursal,
como ya lo había advertido Renouard en sus manifestaciones arriba inicial y parcialmente transcriptas, y Camilo Martínez Blanco no deja de señalar algunas o unas cuantas,
puntuales objeciones personales respecto de algunas soluciones específicas contenidas en
aquella a lo largo de su extensa obra (aunque tal vez no sean más de seis u ocho), que
podrían dar lugar, como otras eventuales, a oportunas polémicas, aunque corresponde
también esperar los aportes de la doctrina judicial y las correcciones que en el marco de la
ley las aplicaciones y prácticas de la misma podrían en su caso introducir. No me cabe
duda, sin embargo, que, por una parte, ninguna objeción hasta ahora planteada tiene
entidad ni aptitud suficientes para demeritar la ley –y el autor ni siquiera lo insinúa ni
muchos menos pretende hacerlo– sean en sus partes o en su conjunto, sea en sus fundamentos
y soluciones principales y esenciales, por otra parte, que el propio Martínez
Blanco deja percibir su general conformidad con esa ley y, por último, que seguramente
comparte conmigo tanto la conveniencia de aguardar las resultancias de la experimentación
de la Ley 18.387 como la necesidad de promover eventuales modificaciones legislativas
específicas, si la teoría y práctica concursales en el contexto de esa ley, así lo
aconsejan.
Entre tanto, saludo calurosamente al amigo y colega por este nuevo aporte al conocimiento
jurídico-concursal, lo felicito por su esfuerzo y por el resultado del mismo y le
auguro un seguro éxito en la circulación y consideración públicas de esta tan significativa
como enriquecedora obra de su también tan personal autoría.

Siegbert Rippe
Febrero, 2009

Autor/a

Shopping Cart